Ana Fernández

Ya no molas

0 94
ya-no-molas

Por si no lo sabías, durante el año pasado los líderes del mundo de la moda permitían, muy amables ellos, vestir de forma normal, corriente, con ropa sencilla, etc. Es decir, cualquier adjetivo descriptivo que defina el llevar unos vaqueros desgastados de tanto usarlos, un jersey o sudadera ancho y cómodo, y calzarse unas zapatillas o chanclas. Si no te peinabas, incluso ganabas puntos. A esa supuesta tendencia se le llamó normcore, para nosotros sería lo siguiente: vestir esa ropa que te pones para salir a comprar el pan o a bajar al perro (solo para aquellos que no lo hagan en pijama directamente, claro). Ser normal en vez de buscar la diferencia era lo que se llevaba. Sí, en pasado. Si tu estilo coincide con esas características, olvídate. Ya no molas.

Así es este loco mundo en el que ir lo más cómoda y normal posible se convierte en moda, y de un mes para otro pasas de ser un icono de indiferencia y rebeldía contra las tendencias, a convertirte de nuevo en una persona dejada a la que ruegan que tires, de una vez, esa sudadera que tienes desde el instituto.

¿Para qué preocuparte, entonces? No importa lo que hagas, siempre irás varios pasos detrás de la moda. Incluso si consigues ser objeto de tendencia, ya sea de forma voluntaria o inconsciente, dejarás de serlo rápidamente. Desde luego, no negaré que siga de cerca los cambios del mundillo, pero aplicarlos todos requiere una cantidad de dinero y esfuerzo demasiado altos, y ninguna recompensa. Para la gente interesada, lo más sencillo es tomar solo esas ideas que nos gustan y añadirlas a nuestro propio estilo, a esas prendas favoritas; puedes rescatar ropa del baúl de los recuerdos y reutilizarla, animarte con el DIY. Es decir, usa la moda para tu beneficio, no dejes que ella te use a ti y a tu dinero.

Los que pasan de todo lo tienen aún más fácil: simplemente tienen que ponerse lo que les plazca, incluso si eso implica llevar chándal con tacones o prendas de color rosa, rojo y naranja juntas (conjuntos que han sido aceptados en el mundo de la moda, aunque está claro que no unánimemente fuera de él, por motivos obvios). Además, las modas siempre vuelven. Puede que en su rebeldía (o pasotismo liberador, mejor dicho) vuelvan a ser objeto de tendencia sin proponérselo. Yo ilusamente confiaba en que los pantalones de campana no volverían a intentar entrometerse en nuestras vidas y armarios, pero ha sido inevitable. Enhorabuena a aquellos que no se rindieron y continuaron poniéndoselos, ¡moláis! Por ahora.

 

Acerca del autor / 

Ana Fernández

Érase una mujer pegada a una cámara. O quizá sea al revés. Descubrir escondites es mi pasatiempo y revelarlos, una necesidad. Por ahora, recorro Seúl en busca de nuevos rincones y de la gente que anda por sus calles. Todo eso os lo mostraré aquí.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están resaltados *


*

Celebra tus eventos en…

¡Anúnciate!

MyMadness Agencia

En Mymadness Agencia de Comunicación, tenemos experiencia y muchas ganas de ayudarte, podemos hacerte el desarrollo integral de tu marca, Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti.

Contacto

Mándanos un correo y te responderemos con la mayor brevedad posible ¡Gracias! hola@mymadness.es
Granada | Spain