Juan Jesús García, Música, Sensaciones

Stephane Belmondo: maniobra de resurrección

0 25
Belmondo

En abril de 1986 actuaba en Granada por primer y única vez el trompetista estadounidense Chet Baker, uno de los mitos del jazz de todos los tiempos. Casi treinta años después su espíritu volvió a pasearse por aquí, aunque de la mano de un admirador como el trompetista francés Stephane Belmondo. Una Maniobra de resurrección, que diría 091.

Siendo apenas un adolescente que comenzaba a tocar en público, Belmondo tuvo la oportunidad de conocer a Chet Baker, que vivía sus últimos años en Europa. Intimaron y hasta llegaron a compartir escenario. Aquel encuentro marcó tanto al jovencísimo instrumentista que muchos años después le ha dedicado un disco y los conciertos de estos años, casi como en una misión evangelizadora. El modelo ha sido el Baker de las grabaciones para el sello danés SteepleChase, en formato de trío sin batería (aquí, en aquella ocasión pudimos escucharle así pero con el añadido del fantástico armonicista belga Toots Thielemans) un planteamiento que ya garantiza una intimidad superlativa; delicado y sensibilísimo entorno sonoro que dominó como casi nadie el trompetista americano y que el francés recrea con extremo respeto.

Belmondo y sus compañeros conjuraron el espíritu de Baker con un exquisito refinamiento, tanto por parte del trompetista (y sobre todo fliscornista, tocó más con él) como del contrabajista Thomas Bramerie que se llevó muchos aplausos, y del guitarrista.
Jesse Van Ruller, que no recibió tantos pero que los mereció igual por su bello y mucho trabajo. Todo un reto sacar adelante un concierto con tan poco elementos sin el aliado de la cercanía de club, pero las habilidades, y sobre todo, la emotividad de los tres músicos facilitaron la comunicación. Cabe reseñar aquí el espléndido trabajo de iluminación que ambientó cada pieza con unos efectos suaves y personalizados, que recortaban a los tres músicos como si flotaran en una cuarta dimensión.

El sonido crepuscular de Belmondo/Baker cargado de intención, contención y delicadez fue el protagonista de la colección de piezas que se escuchan en el mencionado disco, que sonó entero, y que pasaron en su momento por la trompeta del ‘James Dean del jazz’; propias unas y otras estándares que en su instrumento (y ocasionalmente su voz) formaron parte de sus programas de concierto a finales de la década de los ochenta: Love For Sale, Seven Steps to Heaven, I Remember You, así como la cinematográfica La Chanson D’Helène (que la bellísima Romy Schneider interpreta en ‘Las cosas de la vida’). Quien estuviera -que los hubo- en aquel mítico concierto en el Auditorio Falla sintió el mismo escalofrío melancólico, aún salvando las distancias de salud entre ambos músicos, ya que Baker falleció poco después y Belmondo está hecho un chaval, dispuesto a tirarse casi una hora firmando discos tras el concierto.

 

 

Acerca del autor / 

Juan Jesús García

Sus labores

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están resaltados *


*

Celebra tus eventos en…

¡Anúnciate!

MyMadness Agencia

En Mymadness Agencia de Comunicación, tenemos experiencia y muchas ganas de ayudarte, podemos hacerte el desarrollo integral de tu marca, Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti.

Contacto

Mándanos un correo y te responderemos con la mayor brevedad posible ¡Gracias! hola@mymadness.es
Granada | Spain