Sensaciones, Tendencias

Placeres combinados

0 248
  • Qarmita
  • Qarmita
  • Qarmita
  • Namasté
  • Namasté
  • Namasté

En las listas de placeres confesables nunca suelen faltar.

Leer y tomar un café, tomar café y leer son por sí solos esos pequeños placeres que te da la vida; pero si los unimos, pueden convertirse en un placer supremo. El secreto de esta combinación (muy conocida en ciudades como Madrid o Londres) deja de ser tan secreto en Granada y poco a poco empiezan a aparecer pequeños oasis en los que parar un rato y disfrutar. Se llaman cafés-librerías, librerías-cafés o, simplemente, cafés con libros. Sitios en los que las historias de las páginas se entremezclan con las historias de la vida real mientras te tomas un café.

En realidad, se cuentan con los dedos de una mano los locales de este tipo que hay en la ciudad pero los que apuestan por este negocio aseguran que lo importante es que se conozca el concepto y se extienda. Vender y promover la cultura nunca ha sido algo muy típico pero los que creen en estos proyectos confían en su implantación y en servir de puentes para que el trasiego de la vida diaria no mate cosas tan sencillas como tomarse un café y leer. Con esa idea, MyMadness ha visitado dos de estos refugios, uno que empieza a dar sus primeros pasos y ya apunta maneras, Namasté Coffee & Books (Calle San Jerónimo, 48) y otro que tiene el privilegio de ser pionero en este concepto La Qarmita (Calle Águila, 20).

Pasen y lean…

Cuando Giuseppe Favale estaba planteándose qué hacer con su librería después de un 2013 complicado, recordó un artículo que había leído en un periódico diez años atrás. El artículo hablaba de los cafés-librerías en Londres y justo en ese momento supo que para reflotar su negocio tenía que hacer eso. Convertir su librería en un café. Así nació Namasté. Ubicada en la calle San Jerónimo, esta cafetería-librería lleva abierta poco más de cuatro meses y «la verdad es que, aunque vamos poco a poco, estamos contentos», explica el dueño. El haber unido los dos conceptos ha hecho que Giuseppe y su compañera Cristina Monteoliva tengan mucho más trabajo pero también que hayan visto cómo su negocio ha reflotado y cada vez reciba más visitas. Aprovechando el origen italiano de Giuseppe decidieron que una de sus bazas sería el café. «Ofrecemos café de calidad y servimos el desayuno italiano con el tradicional capuccino que está realmente bueno». Pero su fuerte no está sólo en lo que ofrecen, sino en las actividades que quieren organizar. «Nos gustaría intentar que el local sea un punto de encuentro para la lectura», explica Favale. Así, en su cabeza tienen pensado realizar encuentros literarios y fomentar actividades como la de Bookcrossing que celebraron hace unos días. «Todo lo que esté relacionado con los libros nos gusta, así que la idea del Bookcrossing es darle una segunda oportunidad a aquellas obras que ya has leído o que no te han gustado y que pueden fascinar a otro». En una pequeña estantería que tiene el local cualquiera que lo desee puede dejar su libro y llevarse otro. Pero además, también comprarlos sin problemas, ya que en Namasté se pueden encontrar todas las últimas novedades del mercado, cuenta con una sección importante de libros de autoayuda y otra muy especial de libros ilustrados. «No podemos olvidar que también vendemos libros, así que nuestra idea es crear un todo. Hacer de nuestra cafetería librería un espacio abierto a la lectura y en el que la gente esté a gusto, pueda hablar tranquilamente y, simplemente, se encuentre bien».

Esa sensación de sentirse bien también se encuentra en el café-librería más veterano de Granada, La Qarmita. Tan bien se sienten sus clientes que la escritora Clara Peñalver escribió su libro Cómo matar a una ninfa entre las paredes y estanterías de esta cafetería-librería. «Acudía todas las mañanas como si estuviera en el salón de su casa y aquí escribió su obra», cuenta Javier Ramírez. Javier y su compañera Lidia Fernández, después de ser clientes habituales de cafeterías-librerías madrileñas como Tipos Infames, La Fugitiva o La Buena Vida, tuvieron claro al trasladarse a Granada que querían montar un espacio parecido. «Ninguno estábamos vinculados a este mundo pero nos pareció un proyecto personal/laboral que nos gustaba y nos lanzamos». Desde siempre la base de La Qarmita se sustentó en tres patas claras: el ser una librería, ofrecer productos de calidad (a poder ser de producción local) y crear un espacio en el que la Cultura tuviera un papel importante. «Que la gente que quisiera hacer cosas pudiera venir y hacerlas». Y lo cierto es que en poco menos de dos años, parece que lo han conseguido.

El local se ha hecho su hueco y, aunque Javier mantiene que sigue en fase de consolidación (la estacionalidad granadina influye mucho en el negocio), ha logrado crear una buena agenda propia en la que no faltan recitales de poesía, cuentacuentos, pequeños conciertos en acústico, exposiciones y hasta espectáculos de magia. Aunque mucha gente conoce este pequeño rincón, «otra se piensa que somos una cafetería con libros de decoración y, no, todos los libros que tenemos se venden». En su caso venden obras de segunda mano en la sección de narrativa y de libros en inglés; pero las de otras temáticas como política, economía, género o la de novela gráfica infantil, que cuidan mucho, son todas originales. Además, otra de las cosas que diferencia a este tipo de espacios es el trato más que personalizado con el cliente. «Si alguien está interesado en alguna obra, podemos pedirla o informar a los clientes de los libros sobre temas que les interesen».

Tanto en un sitio como en otro, los detalles son aspectos clave. Cuidar la cultura y a los clientes es algo paralelo que en ambos casos se cumple a la perfección y que pretende hacer escuela. La Expositiva ya está siguiendo el camino y no será la única.  Con este tipo de espacios queda claro que nunca las letras, el arte y la música estuvieron tan cerca de una charla, un encuentro entre amigos y, cómo no… un café. La combinación no puede ser más placentera.

 

Fotos cedidas por los establecimientos. Las tres primeras pertenecen a La Qarmita y el resto a Namasté.

Acerca del autor / 

Carolina Rodríguez

Soy feliz con un boli nuevo, perdiéndome entre la multitud de un festival o caminando por la calle mientras imagino historias. Siempre pensé que escribir sirve para algo; Ahora, que todo parece un poco más utópico que nunca, esta es la mejor ventana a la que asomarse y respirar. Te invito.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están resaltados *


*

Celebra tus eventos en…

¡Anúnciate!

MyMadness Agencia

En Mymadness Agencia de Comunicación, tenemos experiencia y muchas ganas de ayudarte, podemos hacerte el desarrollo integral de tu marca, Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti.

Contacto

Mándanos un correo y te responderemos con la mayor brevedad posible ¡Gracias! hola@mymadness.es
Granada | Spain