Juan Jesús García

Los Planetas contra la ley de la fatiga

0 55
Planetas_012

Respondiendo tan solo a unos inescrutables ritmos internos, Los Planetas se han puesto este año en marcha. Ahora toca, y aquí. El año pasado se dejaron ver en tierras hispanoamericanas más que nada, y en Granada, salvo apariciones regaladas y espontáneas (como en la presentación del bonito libro que recuerda el aniversario -¡ya 20 años!- de su debut Super8), habría que remontarse al último Extratonauta en Atarfe para ver a la banda granadina jugando en casa (el Monafest se canceló antes de arrancar). Esta vez lo han cogido con más ganas y se van a hacer varios estrenos del minidisco que acaban de publicar y luego algún Megafestival veraniego.

Sin embargo la gente no los olvida, y aunque hayan huido del perfil generacional, ahí estaba su quinta apretada como en hora punta, conscientes los presentes de que vaya usted a saber cuando volverán a subirse a un escenario por aquí. Van a su bola, pero esa actividad imprevisiblemente intermitente tiene el valor añadido de funcionar de magnifica estrategia de promoción. Antes que ellos estuvieron Pájaro Jack, cuyo último disco pasó por los estudios planetarios; es más, la batería que suena en esta última entrega de Los Planetas fue registrada por miembros de este grupo.

En una ocasión se atrevieron con recintos multitudinarios, y se quedaron con ‘papel’ en la mano, así que se han especializado en salas de aforo grande, y ya son varias las veces que han ido a la Copera, en este caso al nuevo recinto de La Zubia, más grande, mejor dispuesto para todo y con un corazón técnico más dotado. Tanto que el grupo puso el fader a fondo y más de varios todavía tenemos ‘trompetillas’ pitando en el oído. Cantidad, la hubo, y también calidad, a la que ayuda que el grupo ha ido quitado ruido a sus temas (o prescindo de los más distorsionados/distorsionables) y así el concierto sonó con una claridad impensable en Los Planetas pretéritos: ¡incluso la voz de chicharra de Jota se oía, y hasta se entendía perfectamente!

No hubo miseria ni fatiga y el concierto abarcó dos docenas de piezas y más de dos horas, siempre a contraluz marca del casa, haciendo un recorrido en plan antológico desde Super8 hasta la actualidad… y más allá: desde De viaje hasta Estadística y Duendecillo verde del reciente Dobles fatigas y avanzando una canción nueva como Espíritu olímpico, que anuncia un futuro aún más ligero y pop. Acaso para compensar una zona media de concierto espesa e inexcrutable en la que cuesta entrar y solo se accede de una manera muy física a través de la feroz pegada de Eric, insustituible como toma de tierra de esta masa sonora: ¡nada como ver el movimiento de un millar de cuellos siguiendo su muñecas para constatarlo! Tras una leve pausa no necesitaron ningún reclamo para volver a salir e ir dejando caer los (con perdón) ‘himnos’ que han hecho de este grupo la referencia que es: David y Claudia, 2º premio, Un buen día, Alegrías del incendio, La Copa de Europa

Y decían que estaban fatigados…

Acerca del autor / 

Juan Jesús García

Sus labores

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están resaltados *


*

Celebra tus eventos en…

¡Anúnciate!

MyMadness Agencia

En Mymadness Agencia de Comunicación, tenemos experiencia y muchas ganas de ayudarte, podemos hacerte el desarrollo integral de tu marca, Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti.

Contacto

Mándanos un correo y te responderemos con la mayor brevedad posible ¡Gracias! hola@mymadness.es
Granada | Spain