Arte, Sensaciones, Tendencias

Las ventajas de ver el mundo como un Perroraro

0 741
  • perroraro-5
  • perroraro-4
  • perroraro-3
  • perroraro-2
  • perroraro-1

Su compromiso con la belleza de las imágenes, su forma combativa de entender el mundo y hasta la mirada de sus preciosos ojos azules están detrás de infinidad de portadas de discos y carteles, de esos que no puedes evitar quedarte mirándolos por horas. Alfonso Aguilar, conocido profesionalmente como Perroraro, lleva más de diez años materializando en imágenes grandes ideas. Artistas como José Ignacio Lapido, El Puchero del Hortelano o Eskorzo; festivales de música como el Extratonauta, el Ennegro o el Viva la Vega y salas de conciertos como Planta Baja, BoogaClub, Afrodisia o Industrial Copera llevan tiempo ya confiando en la magia que se genera cada vez que se sienta a trabajar con su ordenador.

“La creatividad está en tu cabeza; las herramientas se aprenden. Me interesan las personas creativas, las que te emocionan, las que son capaces de cambiar el mundo”, cuenta este diseñador del Realejo que de pequeño quería ser veterinario pero que llegó a la Facultad de Bellas Artes después de pasar por la escuela de Higienistas Dentales. El resto es la historia de un artista inconformista y comprometido con aquello en lo que cree, y que igual explora las posibles formas y moralejas que puede tener el amor que convierte a Fray Leopoldo en todo un maestro jedi.

Algunas que otras noches de fiesta fueron esenciales para que Perroraro entrase a formar parte, hace años ya, de la gran familia que integran las salas Planta Baja, Afrodisia y BoogaClub. Para ellas ha creado varias series de carteles que lucen su sello inconfundible: un tratamiento exquisito a fotografías de algunos de los grandes protagonistas de la historia del jazz, el soul y el blues, un juego inagotable con los iconos de la música y la cultura granadina y, sobre todo, una elegancia rotunda para demostrar que, cuando se trata de música, un diseño con clase es un arma imprescindible para seducir.

Claro, que si nos ponemos a hablar de flechazos, entonces es el momento de confesar la sólida relación que Perroraro mantiene desde hace tres discos con José Ignacio Lapido. Cuenta que se conocieron a través de un amigo común por “esas circunstancias rocambolescas de la vida” y la chispa saltó sola. Él es el responsable del corazón con coordenadas de Cartografía, del aprendiz dormilón que aparece en De sombras y sueños y de la espiral de fichas blancas de dominó de Formas de matar el tiempo; posiblemente tres de las formas más certeras de representar la elegancia y la fuerza que hay en la música de Lapido.

“Siempre digo que detrás de cada buen trabajo hay un buen cliente. Con Lapido sucede algo así. Es tremendamente enriquecedor trabajar con él. Es un maestro, y por eso sabe lo que sabe y escribe como escribe. Tiene muy claro lo que quiere y lo expresa tan bien que es un desafío y un gustazo darle forma”, explica. Lo que no dice es que quien escucha las indicaciones debe tener, al menos, la misma genialidad para saber transformarlas en imágenes. Así surgió el cartel que a día de hoy es su ‘niña bonita’. Se trata de la pluma-navaja manchada de sangre que fue la imagen de la gira de 2012 del músico y que se resume en una metáfora brutal: “Quería expresar lo que siempre he pensado que es Lapido, alguien que escribe tan bien y de una forma tan profunda que es capaz de matar con las palabras que salen de su pluma”.

Junto con Lapido también llegaron discos como Paraísos artificiales de Eskorzo; una calavera pop tridimensional para miradas bidimensionales (bueno, puede que sea al revés) que debía reflejar el enorme giro musical que había dado la carrera de la banda granadina. Vino también El tiempo de Manuel de El Puchero del Hortelano, o la forma de expresar cómo el tiempo nunca se detiene y lo que hicimos en algún momento termina por transformarse y transformarnos, y otros más de bandas como El Hombre Garabato o Maui y Los Sirénidos.

“La música me apasiona, pero nadie te enseña cómo le puedes dar una imagen. Fui aprendiendo solo, con los carteles, inventándome una metodología propia de trabajo, creando una forma de funcionar… Para cualquier proyecto tienes que tener una idea muy clara de lo que quieres y entender muy bien al cliente, aunque la clave está en tener mucha pasión por lo que haces, trabajar y trabajar, y ser humilde. Suele pasar que ahora echas la vista atrás y te das cuenta de que cambiarías enteros tus trabajos de los primeros años. Esta profesión es encantadora y esquizoide como el mito de Sísifo. Además, en mi caso creo que he tenido mucha suerte porque casi siempre me han dejado hacer todo lo que se me ha pasado por la cabeza, aunque a veces hay más de un Miura detrás de algún encargo. Momentos difíciles ha habido y hay también”, asegura.

Perroraro también es la tercera parte de Briefing Bop, la empresa de diseño, fotografía y publicidad que comparte con Antonio Casas y Carmen Morales, y que ha creado logos tan icónicos como el reivindicativo e incendiario de Granada en Off o la campaña de “espermatenedores” de Grana Cheff que no ha dejado indiferente a nadie. “En el caso de Granada en Off todo surgió en un buen equipo. Creo que numerosos trabajos no responden a un autor solo, sino que es producto de una serie de sintonías, casualidades, flow… Detrás de mis manos hay mil protagonistas… No debería firmar casi ninguna obra”, apunta.

Pero como no sólo de publicidad vive un diseñador, a veces da rienda suelta a proyectos más personales. Uno de ellos es Cardiografía, una exposición que en Granada se pudo ver hace unos meses en el Botánico Café y que seguirá girando por otras ciudades. Se trata de una reflexión muy particular y muy ‘Perroraro’ “del amor, el desamor, la vida y sus circunstancias”: corazones orgánicos formando binomios perfectos con objetos cotidianos y acompañados por frases dispuestas a despertar los sentidos y quitarnos la venda de los ojos. “El amor es algo que nos duele desde el fondo del alma y que nos hace volar a la vez; es algo que hemos pasado todos. La mayoría de estas reflexiones me pasaron a mí o a gente muy cercana a mí: es desgarradoramente bonito. Es así y debe ser así. Surgió de un desencuentro en marzo, llovió en abril, y en mayo, y junio… Y no paró de llover. Y luego salió el sol y algún boceto. ¿Ves cómo detrás de cada trabajo siempre hay un montón de caras?”.

Y es que estos corazones tan llenos de vida no son su único proyecto personal. Tiene ya rondándole peligrosamente la cabeza algunos nuevos con los que explorar el lado más poderoso y sobrenatural de la santidad y con los que retratar lo bueno que tiene que enseñar Granada y lo malo que tiene que callar: “En la Facultad me enseñaron más a pensar que el rollo técnico o, al menos, yo me preocupé de que fuese así. Vivimos en un mundo tremendamente injusto y me prometí a mí mismo que no iba a pasar mis años en la universidad buscando una nota. Prefería criticar lo malo que veía en nuestra sociedad y hacer proyectos con un trasfondo real mucho más social. Hoy sigo intentando que esa misma mirada se mantenga siempre. Ahora que imparto clases en Estación Diseño tengo que reconocer que con frecuencia aprendo más que enseño. Con compañeros así uno a veces no distingue el pupitre de la pizarra”.

 

Acerca del autor / 

Blanca Durán

De niña quería ser periodista; ahora creo que me habría ido mejor de princesa... Me gusta escuchar la música muy alta, sobre todo si es Rufus Wainwright quien canta, y desde que vi por primera vez Santa Bárbara me convertí en adicta a las series de televisión. Me divierten los libros que están bien escritos, hacer yoga, la gente que canta por la calle y los superhéroes.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están resaltados *


*

Celebra tus eventos en…

¡Anúnciate!

MyMadness Agencia

En Mymadness Agencia de Comunicación, tenemos experiencia y muchas ganas de ayudarte, podemos hacerte el desarrollo integral de tu marca, Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti.

Contacto

Mándanos un correo y te responderemos con la mayor brevedad posible ¡Gracias! hola@mymadness.es
Granada | Spain