Letras, Música, Retratos

Jaime Gonzalo: “La música siempre ha sido un medio de escapismo hacia la fantasía adormecedora”

1 241
Jaime-Gonzalo

foto: Eduardo Tébar

Existió una Barcelona en los años 70 y 80 que sólo se bastaba con ella misma para estar en continuo movimiento. Era una Barcelona donde la música podía llegar a ser una forma de vida, donde se podía bucear en busca de bandas que experimentaban y jugaban sin prejuicios con los sonidos y donde los ciudadanos no tenían que renunciar a sus derechos más básicos en pro de la supervivencia. En esa Barcelona existió La Ciudad Secreta a la que el periodista, escritor y agitador de mentes anquilosadas Jaime Gonzalo dedica su último libro. Editado por Munster, el volumen cuenta también con tres CD’s recopilatorios de la música de aquellos años y está repleto de las claves necesarias para quitarnos la venda de los ojos.

– Algo muy mágico tuvo que tener la Barcelona de antes de las Olimpiadas como para merecer un libro entero…

Atribuir magia a algo me resulta demasiado romántico. Sencillamente Barcelona era una ciudad habitable, con sabor y olor propios, que había dispuesto de una contracultura autóctona, seguramente gracias en primer lugar a los hijos de una burguesía ilustrada que estudiaban en el extranjero. En ese tardío interín contracultural, que prácticamente coincide con la Transición, todo eso se funde al transcurrir el tiempo con una reivindicación de la tradición anarquista y vanguardista de la ciudad, con las comunas y la reaparición del cooperativismo, con las radios libres, con el punk y la cultura del cassette, con la tecnología, etc. En los veinte años que abarca el libro, así como en las décadas anterior y posterior, suceden en Barcelona un sinfín de acontecimientos y acciones que hacen posible la utopía dentro de la entropía. Demasiado hermoso, e ignorado, como para no dedicarle un libro.

¿Fue muy diferente la Barcelona musical que todo el mundo conoció de esa Barcelona underground que parecía que iba a llegar al punto de ebullición?

Los sonidos del underground oficial de Barcelona y del underground marginal tienen sus puntos en común, pues psicogeográficamente se encontraban muy cerca unos de otros. Los segundos fueron mucho más minoritarios y oscuros. En comparación con el sonido layetano, la salsa y el jazz-rock anglosajón, que eran los referentes oficiales junto a los cantautores, la incidencia del underground vocacional fue insignificante, por no decir nula, o constreñida a su propio intracosmos.

– ¿Quiénes fueron los grandes artífices de crear una escena underground tan potente? Algunos como Bueyes Madereros pertenecen ya a las esferas de lo culto…

Bueno, culto, como vanguardia, son términos que han sucumbido a las trampas del lenguaje y que prácticamente ya no significan nada. Yo diría que la esfera a la que no han dejado nunca de pertenecer todos los protagonistas de aquella era, es la del ostracismo y el olvido. E insisto en apuntar que todo aquello de romántico tuvo poco, de mágico menos. Los artífices, que en mayor o menor grado lo fueron todos los que concurren en La Ciudad Secreta, se las veían con una cotidianeidad igual de apurada que la actual.

 

Bueyes Madereros (1972).

Bueyes Madereros (1972).

 

– ¿La condición de escondido, de underground, fue determinante precisamente para que  aquel movimiento tomase fuerza?

Supongo que eso de ser underground, verbigracia no importar a nadie, les permitió la libertad de no tener que pasar por el aro profesionalizador ni adaptarse a las circunstancias de mercado, lo cual redundó en un significado artístico más idiosincrático. El movimiento, que como tal no lo fue nunca, solo cobró fuerza a través de aquellos individuos con capacidades organizativas. Y fue una fuerza centrífuga, no centrípeta.

¿Qué se exportó fuera de Barcelona de toda aquella escena? Porque imagino que al Sur no llegaría ni la punta del iceberg…

Se exportó menos de lo que correspondía a una cosecha tan exportable, pero se exportó algo.  Lo que decíamos antes, aquellos que supieron organizarse establecieron provechosos lazos en otros países de Europa, un intercambio que se gigantizó con la llegada de la International Cassette Network, una cadena mundial de intercambio de cintas de cassette, un Internet avant la lettre que en los años 80 hizo inútil la exportación tal como se entendía hasta entonces. Algunos artistas tuvieron más repercusión en medios especializados y circuitos de Francia, Alemania y Estados Unidos que en su propia ciudad.

¿Hubo alguna otra ciudad donde la escena musical underground se moviese de forma similar a Barcelona?

En términos generales, diría que Sevilla fue lo más parecido, aunque a otro nivel.

– La música que acompaña a uno durante la adolescencia parece que se siente y se vive con más fuerza de la que jamás se sentirá otra… ¿Recuerdas algo así a los grupos y a las canciones que te acompañaban esos años?

El recuerdo es un ejercicio que la edad dificulta. Fueron muchos los grupos, sonidos e imaginarios culturales que me acompañaron en mi despertar, y todos han ido quedando atrás para ser constantemente renovados. La fuerza sentimental aminora, pero la intelectual se acrecenta, y desde esa perspectiva ha sido igual de gratificante conjurar ese recuerdo. Solo miro atrás para reflexionar sobre lo sucedido y sus consecuencias, sin lugar para la nostalgia.

– ¿La música llega a tener que hacer muchas concesiones por culpa de factores externos como la política o las circunstancias económico-sociales de un momento? ¿Hasta qué punto le influyen o le determinan todos esos condicionamientos?

La negatividad siempre es estimulante, impulsa la creación, pero la música experimental de Barcelona no creo que fuera una reacción directa al estado de cosas, que entonces era igual de negro que ahora. Obedecía más a impulsos estéticos, artísticos, a la edificación de una dimensión paralela donde reconstruir la realidad con herramientas alternativas a las disponibles. Es la eterna historia de las bohemias.

 

Eix de Baf.

Eix de Baf.

 

– ¿Qué ha quedado en el presente de todo aquel movimiento?  ¿Cuáles fueron los grandes ‘descubrimientos’ musicales que han perdurado con el tiempo?

Queda bastante. Son varias las bandas incluidas en La Ciudad Secreta que permanecen en activo, grabando y creciendo artísticamente…si bien la respuesta es tan escueta como antaño. Y en Barcelona no ha dejado de existir nunca un pequeño circuito que a través de sucesivas generaciones ha ido conservando esa tradición. No hablamos de la modernidad oficial, la del Sónar y tal, sino de otros festivales como el LEM, o Nonológic.

– Cualquier tiempo pasado fue… ¿peor? ¿mejor?

Diferente. La mecánica de la vida ha sido siempre la misma. Aunque ahora todo sea más destelleante y multicolor, y también más complicado, comparado con la architopificada “grisura” de décadas anteriores, nuestra vida es ahora más oscura que entonces. Es más, vivimos una nueva Edad Oscura gestionada por la tecnología. La principal diferencia respecto a aquellos tiempos pasados, en los que ya estaba en marcha la barbarie económica, es que en los presentes, ciudades como Barcelona han incrementado desproporcionadamente el coste de la sub-vida, porque al fin y al cabo eso es lo que el ciudadano medio siempre ha vivido.

¿La música puede llegar a ser hoy una de las pocas vías de escape para la sociedad un tanto adormecida y estancada de la que hablabas en Poder freak o se deja llevar también por ese sentimiento generalizado de hastío?

Habrá de todo, imagino. Pero en esencia la música siempre ha sido un medio de escapismo hacia la fantasía adormecedora, precisamente, o de distracción. La música, popular o de vanguardia, no resuelve ni explica nuestras frustraciones, solo las explota y alimenta, las perpetúa.

 

Acerca del autor / 

Blanca Durán

De niña quería ser periodista; ahora creo que me habría ido mejor de princesa... Me gusta escuchar la música muy alta, sobre todo si es Rufus Wainwright quien canta, y desde que vi por primera vez Santa Bárbara me convertí en adicta a las series de televisión. Me divierten los libros que están bien escritos, hacer yoga, la gente que canta por la calle y los superhéroes.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están resaltados *


*

Celebra tus eventos en…

¡Anúnciate!

MyMadness Agencia

En Mymadness Agencia de Comunicación, tenemos experiencia y muchas ganas de ayudarte, podemos hacerte el desarrollo integral de tu marca, Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti.

Contacto

Mándanos un correo y te responderemos con la mayor brevedad posible ¡Gracias! hola@mymadness.es
Granada | Spain