Jose Cano

Hernández y Hernández (I): Jaime

0 42

Hace poco he acabado de leer Chapuzas de amor, la última entrega de Locas, la obra maestra de Jaime Hernández. Una obra maestra que lleva escribiendo más de 30 años y que casi lamento no haber podido paladear al mismo ritmo, aunque llevo al menos un tercio leyendo a salto de mata las vidas de Maggie, Hopey y Ray. Escribo todavía temblando por unas páginas finales en las que Jaime ha jugado conmigo aprovechándose de mi veteranía como lector, y que en quién tenga la suerte de haber comenzado a leer desde el antiguo Love&Rockets ha tenido que ser un carrusel mucho peor.

Pero mejor recapitulo.

Los hermanos Beto y Jaime Hernández empezaron sus respectivas carreras de la mano con el fanzine Love&Rockets en los años 80, en pleno auge del punk. Ambos hermanos, autores completos, cada uno con su estilo particular y complementario, llevan desde entonces desarrollando sus dos grandes obras maestras, historias-río que han ido agrandando y perfilando durante más de 30 años. De Beto, Palomar y su particular universo hablaremos en la siguiente entrega. Es difícil decidir cuál de los dos es más grande, pero yo tengo que confesar mi predilección por Jaime. Y por sus Locas. Y por Maggie y Ray y Hopey.

La historia es, sobre todo, la de Maggie Chascarrillo, una niñata punk, una joven mecánica, que vive en un estrafalario mundo de superhéroes y ciencia-ficción loca, pero en el que su ficticio barrio de Hoppers es un suburbio perfectamente real, con los dramas de una segunda generación de ‘vatos’ mexicanos. Conforme la historia avanza, la fantasía se diluye, aunque no desaparezca del todo, a favor de una cotidianidad y un realismo tan conseguidos que duelen. Lo hace de manera tan orgánica que ya da igual, mientras el drama de la familia Chascarrillo y los complejos de Ray Domínguez te parecen tan cercanos que algunas veces te cuesta leer.

No es sólo la capacidad de hacer tan reales a Maggie, Hope, Penny Century –incluso Penny Century–, Izzy, Viv o Ray como a tus vecinos o a tu familia. Es la forma. La cadencia de las viñetas, el modo en que se combinan el blanco y negro, las poses que se repiten. Esos tres trazos que valen para insinuar las arrugas que se acumulan y la barriga que los años no perdonan. Ese cambio de escena a media página calcando un encuadre y que puede conllevar una elipsis de años o una evolución radical pero instantánea del personaje. A veces retratando con tal frialdad la sordidez que te revuelve aún más el estómago y otras.

Igual que ahora hablamos de que las series de televisión han superado al cine porque la complejidad de una historia por entregas a lo largo de años es inaccesible para una película de tres horas, los matices de acompañar tomo tras tomo a las Locas de Hernández son imposibles de alcanzar por la más pretenciosa de las novelas gráficas. La vida de Maggie Chascarrillo no necesita etiquetas para reivindicarse culturalmente ante lectores asustados de la palabra ‘tebeo’. Simplemente es. Y no os preocupéis. Es un tocho, pero os lo beberéis y pediréis más y más.

Soy un fanático que hace proselitismo. Buscad los tres tomos del Locas publicado como Mechanics en la revista original, empezad a leer por el segundo y cuando hayáis acabado el tercero, volved al primero y del tirón. La ciencia-ficción loca y el punk desaforado son difíciles de tragar para el lego, pero cuando ya estéis atrapados, os darán igual. Sólo necesitaréis contexto para la parte buena. Luego vendrán otras cosas. El fantasma de Hoppers. La educación de Hopey Glass. Y este Chapuzas de amor. Tenéis que respetar el orden, para que os tiemblen las manos, como a mí mientras escribo estas líneas.

Porque las historias de Hernández no tienen piedad. Te emocionan, te indignan, te hacen sentir impotente y te hacen llorar de alegría. Como la vida. Como hace el arte, en cualquiera de sus formas.

Acerca del autor / 

José Cano

José Cano es periodista y le gustan los tebeos.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están resaltados *


*

Celebra tus eventos en…

¡Anúnciate!

MyMadness Agencia

En Mymadness Agencia de Comunicación, tenemos experiencia y muchas ganas de ayudarte, podemos hacerte el desarrollo integral de tu marca, Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti.

Contacto

Mándanos un correo y te responderemos con la mayor brevedad posible ¡Gracias! hola@mymadness.es
Granada | Spain