Letras, Sensaciones

El canto a la vida de la poesía

0 137
cardenal-y-niño

“Me gustan los poemas y me gusta la vida”. La pequeña Ibis Palacios, de tan solo ocho años, resumía así desde el Hospital Infantil La Mascota (Managua) todas aquellas pequeñas cosas que la ayudaban a sonreír y a ser un poco más feliz. Como cada martes desde hace una década, y al igual que el resto de niños ingresados en ese mismo hospital, esperaba ilusionada el momento en el que dejar al cáncer en su habitación y bajar al patio para disfrutar junto a los poetas Ernesto Cardenal y Claribel Alegría de la sensación de libertad, de fortaleza y de energía que les regalaba la poesía.

La pequeña Ibis dejó de luchar en 2008 y, aunque ella no consiguió el gran triunfo final, sus semanas en La Mascota tuvieron muchos más colores gracias a estos talleres de poesía  que ahora podemos ver a través del documental del poeta granadino Daniel Rodríguez Moya y el escritor nicaragüense Ulises Juárez Polanco Me gustan los poemas y me gusta la vida, que se estrena esta tarde en la Biblioteca de Andalucía.

“Estos talleres son un auténtico canto a la vida. Lo que ves son niños muy felices, que se ríen, y que tienen unas enormes ganas de vivir”, cuenta Rodríguez Moya, quien ha participado en varias ocasiones como autor invitado en los talleres y que ahora ha decidido compartir su experiencia a través de este documental.

Rodado durante el mes de julio de 2014, Me gustan los poemas y me gusta la vida reúne entrevistas a médicos, psicólogos, poetas y familiares, aunque el gran hilo argumental son muchos de los versos que los niños ingresados en el hospital han escrito y que comparten encantados y sin nada de pudor con los demás.

Los talleres, según cuenta Rodríguez Moya, se pusieron en marcha a iniciativa del médico italiano especialista en oncología infantil Giuseppe Masera, quien tras muchos años de trabajo se dio cuenta de que los niños con cáncer, sobre todo con leucemia, tenían una sensibilidad especial para el arte en general y para la literatura en particular, y que además ésta incidía de manera muy buena en el tratamiento. “Los niños que se acercaban a la poesía tenían más predisposición para luchar, más autoestima, se hacían más fuertes”, explica.

Masera se puso en contacto con el poeta Ernesto Cardenal, quien tenía una larga experiencia como tallerista, y perfiló cómo serían estos talleres que llevan celebrándose ininterrumpidamente cada martes en La Mascota desde hace más de una década. El secreto, cuenta Rodríguez Moya, está en “enseñar la poesía como un juego”, en hacerlo de una forma muy lúdica. De hecho, algunos de los pequeños no saben leer ni escribir y, aun así, todos participan por igual convirtiendo sus emociones en palabras.

“Los talleres suelen comenzar con la lectura de un poema de algún niño al resto. Entre todos hablan de lo que sienten al escucharlo, de lo que creen que trata… y a partir de ahí comienza el debate y la experiencia de crear algo nuevo”, relata el autor del documental. Y si al principio escuchas versos sobre animales de colores o pequeñas acciones cotidianas, la magia, asegura Rodríguez Moya, “comienza cuando van aflorando otros temas y descubres que hay poemas realmente maravillosos, con imágenes literarias sorprendentes y que no tienen nada que envidiarle al de muchos autores famosos”.

“Es curioso, pero la mayoría de los poemas no hablan de enfermedad no de tristeza. En todos ellos predomina la palabra vida”, afirma.

En su más de diez años de existencia, los talleres han contado con la colaboración de decenas de poetas y escritores de todo el mundo. Uno de ellos fue el recientemente fallecido Eduardo Galeano, quien les prestó su precioso texto Nochebuena, en el que habla sobre el Hospital Infantil La Mascota, para que apareciese en el documental.

El proceso de montaje del documental se ha prologado durante nueve meses y ha contado con la colaboración de muchísimos profesionales que se han implicado en el proyecto de forma desinteresada. Juntos han condensado más de 15 horas de metraje en 50 minutos en los que resulta imposible desprenderse de una sonrisa y nos descubren para lo muchísimo que sirve hoy la poesía.

Acerca del autor / 

Blanca Durán

De niña quería ser periodista; ahora creo que me habría ido mejor de princesa... Me gusta escuchar la música muy alta, sobre todo si es Rufus Wainwright quien canta, y desde que vi por primera vez Santa Bárbara me convertí en adicta a las series de televisión. Me divierten los libros que están bien escritos, hacer yoga, la gente que canta por la calle y los superhéroes.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están resaltados *


*

Celebra tus eventos en…

¡Anúnciate!

MyMadness Agencia

En Mymadness Agencia de Comunicación, tenemos experiencia y muchas ganas de ayudarte, podemos hacerte el desarrollo integral de tu marca, Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti.

Contacto

Mándanos un correo y te responderemos con la mayor brevedad posible ¡Gracias! hola@mymadness.es
Granada | Spain