Enka Tripiana

Desde Berlín hacia el mundo

0 42

Las navidades pasadas fueron algo más blancas para Dylan y Tasha desde la estática cama de un hospital infantil en Berlín. Desde allí nos llegaba la triste noticia de la historia de Dylan, un niño de diez años en estado vegetativo y su perra Staffordshire Bull Terrier, que no se separa de su lado.

Dylan lleva toda su vida enfermo con la compañía esperada cada día de los médicos y el cariño de sus padres, que pensaron y acertaron que la compañía de un animal haría más llevadero el paso de las horas y de la enfermedad. Tasha fue la elegida, convirtiéndose con los días en la compañera inseparable del niño, una relación que fue creciendo a pasos agigantados hasta crear un vínculo muy especial entre ambos. Recostada sobre su cama, Tasha lo cuida, lo arropa y le da ese calor que le produce la mejoría. Su corazón y su respiración se alteran de forma positiva hasta el punto de que los signos vitales de Dylan mejoran con los meses y Tasha es una más en el hospital y en la vida de la familia.

Meses de terapia emocional que un mal día casi dan al traste porque Tasha, considerada de raza peligrosa, se pelea en el barrio donde vive con un perro vecino y es denunciada a las autoridades de Branderburgo, que deciden separarla de sus dueños. Esta noticia cae como un jarro de agua en todo su entorno y la movilización es grande para evitar la separación. Tal es el eco de sensibilización que la historia traspasa fronteras logrando las firmas y el apoyo de miles y miles de personas en todo el mundo y logrando convencer a las autoridades de que Tasha no es sólo una perra más. “Cada vez que Tasha está con él, nuestro hijo responde y es feliz”. Éstaes una de las frases que el padre del pequeño clamó a los medios para que no los separasen. Y esta vez, su peticióndio resultado y el final tuvo diagnóstico feliz por lo menos hasta que el frágil cuerpo de Dylan decida.

No vamos a entrar en si Tasha mordió al otro perro por incitación, defensa, fase de celo, protección…Son animales que en ciertas situaciones de amenaza usan un mecanismo de defensa con otros de su misma especie, igual que su hijo reacciona pegando a su compañero en el colegio porque le ha quitado el bolígrafo y eso no significa que esté bien ni que sea correcto pero sí que se debe corregir. Y a esta decisión han llegado las autoridades alemanas, Tasha y Dylan no se separarán. Según el informe veterinario el otro perro entró en territorio de Tasha y ésta atacó, no es un animal peligroso y así se lo ha demostrado a Dylan día a día. Probablemente ninguno de los dos perros tuvo la culpa, solo son conductas corregibles y Tasha tendrá una hoja de ruta por delante pero eso sí, al lado de su mejor amigo.

Acerca del autor / 

Enka Tripiana

No le gustan las definiciones personales pero sí AMA con todas sus letras a los ANIMALES y su entorno. Con este espacio pretende viajar hacia la consciencia humana con el único objetivo de la sensibilización hacia ellos.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están resaltados *


*

Celebra tus eventos en…

¡Anúnciate!

MyMadness Agencia

En Mymadness Agencia de Comunicación, tenemos experiencia y muchas ganas de ayudarte, podemos hacerte el desarrollo integral de tu marca, Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti.

Contacto

Mándanos un correo y te responderemos con la mayor brevedad posible ¡Gracias! hola@mymadness.es
Granada | Spain