Música, Sensaciones

De un presente negro al futuro ¿gris? de las salas de conciertos en España

1 636
Salas de conciertos llenas de público

Existe un mundo en el que los músicos no lo tienen tan fácil como Bruce Springsteen o The Rolling Stones para agotar las entradas su actuación en recintos gigantescos sin apenas pestañear. En ese mundo, los músicos hacen malabares para cerrar una gira de diez fechas que no les suponga perder dinero, mientras las salas de conciertos intentan sobrevivir a sanciones, multas y demás zancadillas sin dejar de luchar por tener cada mes una programación mejor a la del anterior.

Desde que el IVA cultural subió al 21%, la industria de la música en directo ha reducido más de un 40% sus ingresos. Este dato, que no admite ninguna posible buena lectura, es la contundente carta de presentación que Armando Ruah, coordinador de la Asociación Estatal  de Salas de Música en Directo (ACCES), llevó hace unos días a su IX Congreso que se celebró en Granada y que ha hecho que los profesionales del sector estén más unidos que nunca en busca de fórmulas que puedan plantarle cara de forma definitiva a la situación.

“Según la APM, que reúne a los principales grandes promotores de la música en directo, en marzo de 2013 los ingresos de la música en directo disminuyeron un 42,19% con respecto a los datos en 2012. A esto hay que añadir que las consumiciones durante el concierto también deben tributarse al 21% de IVA,  lo que nos sitúa en clara desventaja con otros negocios de hostelería. Por otra parte, España ha dejado de ser un destino competitivo para muchos artistas internacionales, ya que con el 21% de IVA no queda margen para ofrecer cachés aceptables sin caer en tremendas pérdidas. El riesgo de programar un concierto ha crecido de forma exponencial. También hay que valorar que si se suma IVA y SGAE, cualquier facturación disminuye un 31%”, asegura Ruah.

El escenario que se plantea así para la gente que vive de la música parece que tiene cada vez menos salidas y que todas ellas pasan por un comprometido apoyo institucional que consolide el tejido asociativo que ya existe y que se creó, precisamente, para poder hacer frente común a la legislación que afecta a las salas: “Para abrir una sala de conciertos hay que cumplir con normativas europeas, estatales, autonómicas y municipales. En algunos casos, estas normativas se contradicen. También en muchos casos dependes de la persona que esté al otro lado de la “ventanilla” para que tus trámites sean sencillos o se conviertan en un laberinto burocrático sin salida. En algunas ciudades como Madrid o Valencia se han creado zonas de protección acústica, ZPAE, donde no se concede ninguna nueva licencia y se producen frecuentes inspecciones en aquellas salas que tienen su documentación en regla”.

 

salas-2

 

Aunque existen regulaciones municipales específicas, las salas de música en directo de todo el país sí que comparten ‘frentes’ comunes como son el cálculo de los aforos, la vulnerabilidad de las licencias, el 21% de IVA, las condiciones laborales de los músicos, la prohibición del acceso de menores de 18 años, la SGAE o, como cuenta Ruah, que “tras una sala de música en directo siempre hay una persona enamorada de la música que hace de su sala una forma de vida”.

Las leyes que regulan el sector en España son las más restrictivas de toda Europa. Conozco muchas salas de conciertos en distintos países europeos y puedo asegurar que las nuestras son las más seguras de Europa. El cálculo de aforos nos obliga en muchos casos a ofrecer menos de la mitad que podrían tener muchos espacios manteniendo unas condiciones de seguridad óptimas. Y la crisis evidentemente ha repercutido muy negativamente, ya que ahora dependemos en muchos casos de las consumiciones que se venden desde la barra para no perder dinero. Las consumiciones se han reducido más de un 35%, así que si el público gasta menos en el bar ya no se equilibra el centro de coste del concierto con el centro de coste de las barras”, explica Ruah.

Ante tanto frente de actuación, ACCES centra su actividad en lograr reconocimiento social, institucional y político no sólo para la supervivencia de las salas de música en directo, sino también para ayudar a la creación de nuevos artistas. Esto, según Armando Ruah, requiere de una necesaria intervención de las instituciones públicas para limitar cierto tipo de barreras que existen actualmente y prestar el apoyo necesario para poder realizar su trabajo.

“Reivindicamos la presunción de inocencia. En muchos casos se sanciona o se cierra una sala por una simple denuncia sin hacer las pruebas o mediciones homologadas y eso tiene terribles consecuencias económicas. Muchas salas de pequeño y mediano formato mantienen de forma heroica su actividad en un contexto económico muy desfavorable, y eso podría cambiar si las instituciones públicas empiezan a considerarlas como centros culturales concertados. Incluirlas en sus programaciones culturales como espacios equipados disponibles que resultarían mucho más económicos en la mayoría de los casos que montar equipos de sonido en espacios que no están preparados.  También las instituciones deberían apoyar la escena local, la generación de nuevos valores que puedan foguearse en nuestras salas”, apunta.

 

Salas-3

 

Muchos de esos jóvenes grupos son, precisamente, los que se quejan de alquileres muy elevados de salas que les hacen que sea prácticamente imposible tocar fuera de su ciudad si no quieren acumular pérdidas. Propuestas como las “cooperativas de artistas” de las que tantas veces se ha hablado pueden ser una opción a tener en cuenta, aunque para Ruah el pago de un alquiler por la sala es “la forma de involucrar a los grupos para que asista público” a sus actuaciones: “Las salas ofrecen un espacio equipado, con un equipo profesional (programador, técnicos, taquilla.,..) y promoción y, en la situación actual, no nos podemos permitir abrir el local y vender cuatro entradas. El reclamo para atraer público siempre es el artista que se presenta. También las instituciones podrían apoyar a estos artistas noveles en sus inicios. No todo puede ir sobre las espaldas de la sala”.

El trabajo constante por parte de ACCES y otras pequeñas asociaciones que se están agrupando en los últimos años para apoyar la música en vivo parece que están logrando poco a poco conseguir pequeñas metas, aunque aún queda un camino larguísimo por recorrer.

¿Un escenario idílico para el sector? “Que nos dejen trabajar en paz sin inspecciones constantes, salvo que hubiera alguna denuncia demostrable; y ayudas económicas o subvenciones que nos permitan apoyar a nuevos talentos y tener una programación fresca sin el riesgo que supone. Eso ya sería fantástico”, sueña.

Acerca del autor / 

Blanca Durán

De niña quería ser periodista; ahora creo que me habría ido mejor de princesa... Me gusta escuchar la música muy alta, sobre todo si es Rufus Wainwright quien canta, y desde que vi por primera vez Santa Bárbara me convertí en adicta a las series de televisión. Me divierten los libros que están bien escritos, hacer yoga, la gente que canta por la calle y los superhéroes.

1 comentario

  1. Thelemann 26 junio, 2014 en 1:14 pm -  Responder

    El trabajo de las salas es llenar la sala, el trabajo de los músicos es tocar y punto. Es ridículo que se otorgue la responsabilidad al grupo. SI no son buenos, no los programen y ya está. Si son buenos, promociónenlos como tal, el llegar a ser bueno requiere un montón de horas y dinero y no tienen por qué dedicar tiempo a llenarle el local a nadie. Eso es el problema del local.

    Es como si al dueño de la sala le dices “tienes que llevar tu sala profesionalmente pero además luego por la noche, tienes que subir a tocar; y antes, ensayar, preparar repertorio, logística, etc”. Bienvenido al mundo del músico profesional.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están resaltados *


*

Celebra tus eventos en…

¡Anúnciate!

MyMadness Agencia

En Mymadness Agencia de Comunicación, tenemos experiencia y muchas ganas de ayudarte, podemos hacerte el desarrollo integral de tu marca, Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti.

Contacto

Mándanos un correo y te responderemos con la mayor brevedad posible ¡Gracias! hola@mymadness.es
Granada | Spain