Sensaciones, Tendencias

Cuando lo vintage lo inunda todo

0 564
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7

Lo antiguo ya no es antiguo, ahora se llama vintage y está más de moda que nunca. Lo vemos en la ropa, en las nuevas líneas de decoración, las tendencias gráficas y hasta los locales de copas que parecen, que al retroceder en el tiempo, se convierten en los más ‘in’ del momento.

Se vende y se compra lo retro. Se vende y se compra en las nuevas tiendas que están apareciendo en todas las ciudades y se vende y se compra en los llamados mercadillos vintage; grandes superficies efímeras que sacan a relucir aquello que sólo recordaba tu madre pero que ahora queremos todos. De cara a la Navidad, tanto tiendas como mercadillos alternativos se han convertido en una oferta perfecta para sorprender con cosas diferentes y, a veces, más económicas. En una sociedad en la que la mayoría sólo piensa en la dicotomía comprar-tirar-comprar-tirar, la cultura del reciclaje y de la segunda oportunidad parece que va ganando adeptos.

 

Second Hand

No ocurre con todos, pero una de las características de la mayoría de los mercados y tiendas más alternativas es el sello de la segunda mano. La cultura de reutilizar cosas, tan implantada en países como Inglaterra o Estados Unidos, no estaba muy bien vista en España. La gente no se lanzaba a comprar ‘ropa usada’ y, de hecho, hace unos años vestir de segunda mano era ‘de pobres’. Sin embargo, el chip ha cambiado y lo que antes era de pobres ahora es de hipster o modernos y lo que antes no tenía valor alguno ahora tiene el mayor don del mundo, la exclusividad. La gente que compra en tiendas vintage busca eso, ser únicos en lo que compran y en lo que llevan, sentirse, simplemente, diferentes.

Esa sensación la conoce bien Leticia González, propietaria de Oh Oh July! (Trinidad, 6), una de las tiendas vintage de segunda mano que está pisando fuerte en Granada y que está viviendo de cerca la transformación de los gustos de mucha gente. Su local sigue los pasos de otras tiendas veteranas en la segunda mano como el clásico Ropero o Despáchate que llevan toda la vida en la ciudad, pero esta joven emprendedora, con su visión particular de lo vintage, se está convirtiendo en un punto de referencia para muchos amantes de la moda.

Su idea de la segunda mano va más allá. Para ella, hablar de segunda mano es hablar de una filosofía de vida. Es apostar por lo diferente. “Uno puede elegir vestir de Zara o apostar por algo que sólo vas a tener tú. Y más. Es apostar por la economía del reciclaje en los tejidos y decidir que tu dinero se aleja de grandes cadenas”. Por eso abrir su tienda hace unos dos años fue idear un todo. “Me gusta este estilo de ropa y aposté por él. En mi caso, lo vintage no sólo quería que estuviese en la ropa sino también en la decoración y en el toque que yo quiero darle a lo que vendo”, cuenta la joven. Selecciona y cuida al detalle cada una de las prendas que trae a Granada desde todas partes del mundo y asegura que a su local no llega cualquier cosa. “La diferencia es que en mi tienda no hay que rebuscar; lo que hay es bonito, puede que sea o no sea de tu estilo, pero lo que no le va a faltar es calidad y un proceso de puesta a punto que la gente ni se imagina”. Esta joven apasionada de la moda antigua cuida la ropa como si fuera suya y subraya el valor de tener algo que ya no se produce y que no podrás ver en nadie.

Su recorrido no ha sido un camino fácil pero ha conseguido hacerse un público que le es fiel y que aumenta de manera importante. Parecía imposible que en Granada hubiese hueco para los vestidos de los años 50, las camisas de los 70 o los zapatos de los 80, pero lo hay. Y no sólo eso, lo sorprendente es saber que con un modelo de hace 20 años, ahora, puedes ser la reina de la fiesta por diferente y original.

Mercadillos

Y si las tiendas como la de Leticia están proliferando cada vez más, en el caso de Granada, en el triángulo del barrio de La Magdalena-Romanilla y Trinidad, los mercadillos efímeros  también. Los comerciantes se han dado cuenta de que lo retro tiene su público y ya en algunos mercados de toda la vida aparecen puestos que añoran el pasado y pintan su mercancía en sepia. Aun así, los amantes de lo ‘vetusto’ se han unido y de cara a Navidad se podrán dar más de un paseo de lo más retro en rastros como el del 29 de diciembre en la Plaza de Toros. Ropa, decoración y joyería a precios apetecibles se incluyen en la carta de presentación de estos mercadillos para atraer a los clientes. La consolidación de este tipo de mercados y tiendas es cuestión de tiempo, ya ha pasado en grandes capitales como Madrid, Barcelona o Londres, así que tan sólo hay esperar y dejarse querer por lo vintage.

Fotos: OhOhJuly & MyMadness. Imágenes tomadas por esta redacción en el pasado mercadillo Made in Granada en las que se pueden ver, entre otras, piezas de firmas como eCRAFTic.

Acerca del autor / 

Carolina Rodríguez

Soy feliz con un boli nuevo, perdiéndome entre la multitud de un festival o caminando por la calle mientras imagino historias. Siempre pensé que escribir sirve para algo; Ahora, que todo parece un poco más utópico que nunca, esta es la mejor ventana a la que asomarse y respirar. Te invito.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están resaltados *


*

Celebra tus eventos en…

¡Anúnciate!

MyMadness Agencia

En Mymadness Agencia de Comunicación, tenemos experiencia y muchas ganas de ayudarte, podemos hacerte el desarrollo integral de tu marca, Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti.

Contacto

Mándanos un correo y te responderemos con la mayor brevedad posible ¡Gracias! hola@mymadness.es
Granada | Spain