Cine, Música, Sensaciones

Amy, la chica detrás del eyeliner

0 44
Amy-Winehouse

Risueña, atrevida y con el punto justo de locura que los grandes artistas y genios necesitan para ser tan imprescindibles para el mundo. Amy, el documental definitivo sobre la estrella, llega hoy por fin a los cines españoles cuatro años después de su prematura muerte y dispuesto a encumbrar más aún su ya largo legado.

 

El director Asif Kapadia, ganador de un BAFTA por Senna, retrata en esta ocasión a una diva que con solo dos discos editados fue capaz de acariciar el cielo para descender a los infiernos del alcohol y las drogas, y todo delante de un público que vislumbraba gran parte del ocaso sin saber/poder/querer hacer nada para evitarlo. Una vida turbulenta la suya  imposible de desligar de su breve pero fascinante historia musical, capaz de convertir los intentos de convencimiento de sus padres para que acudiese a rehabilitación en uno de los estribillos más arrebatadores que jamás nadie ha cantado.

 

Claro que Amy descubre una historia que se desmarca bastante de lo que la propia Winehouse nos cantaba en Rehab. El documental reúne no solo metraje inédito de la artista, sino que cuenta con los testimonios de su entorno más cercano. Y lo que empezó siendo declarado como el único documental aprobado por su familia, ha terminado por ser una auténtica pesadilla para Mitch Winehouse, padre de la diva, ya que en él es acusado explícitamente por haber introducido a su hija en el mundo de las drogas y el alcohol.

 

Polémicas fuera, en Amy veremos a una artista grande, muy grande, con una voz poderosa y una imagen icónica, autora de sus propias canciones –escribía sus letras casi a modo de terapia para echar demonios fuera- y obsesionada por una relación amorosa con Blake Fielder-Civil que muchos describieron como tóxica. El atributo inteligente para referirse a ella aparece en los 128 minutos de este documental casi compulsivamente, aunque Kapadia prefiere referirse a su obra como un auténtico tributo al amor. “Se trata de una persona que quiere ser amada; alguien que necesita amor y no siempre lo recibió”, cuenta.

 

 

Amy está llamado a convertirse en el último testamento musical de la estrella, sobre todo después de que el delegado de Universal Music en Reino Unido, David Joseph, anunciase que las maquetas con una docena de canciones de la artista nunca verán la luz por, como lo denominó, “una cuestión de moral”.

 

Aquel 23 de julio de 2011, alrededor de las 16:00 horas de la tarde, Amy Winehouse fue encontrada sin vida en su apartamento de Camden en Londres. Tenía 27 años; igual que Jimi Hendrix, Brian Jones, Janis Joplin, Jim Morrison o Kurt Cobain cuando pasaron a formar parte de la historia de la música. A ella no le habría hecho falta morir para conseguirlo; Frank (2003) y Back to Black (2006) ya eran obras maestras mucho antes de que ella tan siquiera lo soñara.

Acerca del autor / 

Blanca Durán

De niña quería ser periodista; ahora creo que me habría ido mejor de princesa... Me gusta escuchar la música muy alta, sobre todo si es Rufus Wainwright quien canta, y desde que vi por primera vez Santa Bárbara me convertí en adicta a las series de televisión. Me divierten los libros que están bien escritos, hacer yoga, la gente que canta por la calle y los superhéroes.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están resaltados *


*

Celebra tus eventos en…

¡Anúnciate!

MyMadness Agencia

En Mymadness Agencia de Comunicación, tenemos experiencia y muchas ganas de ayudarte, podemos hacerte el desarrollo integral de tu marca, Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti.

Contacto

Mándanos un correo y te responderemos con la mayor brevedad posible ¡Gracias! hola@mymadness.es
Granada | Spain