Letras, Retratos

Agustín Fernández Mallo: “Los humanos no se hacen preguntas para contestarlas, sino para generar otras y no dejar de ser humanos”

2 167
Agustin-Fernández-Mallo-2

 

Un libro (bueno, en realidad tres libros diferentes agrupados bajo un único concepto) empezó a cambiar hace seis años ya el destino de Agustín Fernández Mallo, físico, músico, poeta, novelista y curioso por el mundo. Su Nocilla Experience da nombre ya a toda una generación de nuevos autores que exploran la realidad sin tapujos; diseccionándola con una precisión científica pero abordándola desde lo más profundo del estómago. Su última novela, Limbo (Alfaguara, 2014), descubre a un hombre en tránsito que mira al mundo desde una permanente perplejidad.

– ¿Estamos ante el nuevo hombre del Renacimiento que escribe, hace música, crea, inventa…?

Estamos ante alguien que sencillamente tiene curiosidad por las cosas que le rodean, y que lee el entorno atendiendo a la complejidad que nos es hoy común a todos.  A todo eso, luego, intento darle una forma estética.

– Es curioso, pero Limbo, que podría ser tu libro más etéreo, es precisamente el libro que más se apoya en la realidad, que tiene una base más ‘física’ y científica…

Es posible, de ahí su ambivalencia y creación de sentidos hacia muchos lugares, a veces impensados. Creo que hay mucha metafísica en él, mucho afán de trascender a la materialidad de las cosas, pero también hay una lectura de la complejidad del entorno, la vida entendida como una red de nodos y enlaces en la que nos vamos moviendo, a veces con mirada de poetas y de científicos –es decir, una mirada tan perpleja como reflexiva–, y otras veces con cara de tontos, de no entender nada.

– Y más curioso aún resulta reconocer un concepto como el limbo, tan entroncado con el mundo cristiano y con la distinción del bien y del mal, en alguien que practica la ciencia…

En este caso limbo no tiene tanto que ver con ese concepto religioso sino con los estados intermedios, aquellos en los que estamos en tránsito y nuestra mirada se extraña respecto al mundo. Es esa mirada, límbica, la que conduce a los personajes en su cotidianidad, en su vida, y a través de ellos vemos otras caras de la realidad.

– Entiendes el limbo como el tránsito lógico de quien está a la espera. ¿Cuál es el destino más lógico entonces, el cielo brillante o el más caluroso de los infiernos?

Ni una cosa ni otra, el Limbo es una eternidad, la eternidad de los humanos que se hacen preguntas no necesariamente para responderlas sino para generar otras, es decir, para no dejar de ser humanos.

 

portada

 

– ¿Cómo de necesario es desenfocar hoy la realidad para llegar a comprenderla y asumir sus patrones?

Precisamente el desenfoque, la mirada extrañada del poeta y del científico, trabaja contra esos patrones. De lo contrario aún estaríamos en la rueda y el fuego. La realidad no es algo que esté ahí afuera, esperándonos, la realidad es una construcción, un pacto, y eso se edifica.

– Limbo tiene muchas respuestas, da muchas claves para entender la realidad de unos personajes y de un tiempo. ¿Cuántas preguntas te tuviste que plantear para hallar todas esas respuestas?

Muchas preguntas, pero todas sin respuesta única.

– ¿Es alarmante el punto de fetichismo que adquieren los objetos en una sociedad tan altamente tecnológica y preocupada por la posesión?

No creo que sea más alarmante de lo que ha sido siempre. El fetichismo es consustancial a toda comunidad, lo único que ocurre es que va cambiando de formas, de objetivos incluso, pero siempre está ahí. Precisamente, creo que es una de las características de las sociedades civilizadas.

– ¿A qué se asemeja más el proceso de creación literaria de un científico: a un explosivo Big Bang, a la teoría del caos o al determinismo?

Depende. En mi caso, y puestos a sacar las cosas de quicio, se parece a un sistema complejo, con todo lo que ello tiene de caos y de hallazgo, de imprevisión y de determinación.

 

 

– La música siempre se termina colando por las páginas de tus libros. La banda sonora de este Limbo tendría, evidentemente, a Frida Laponia, pero también Nick Cave, Sonic Youth, Arab Strap e incluso Bach. ¿Qué tiene Limbo para que confluyan en él sonidos y atmósferas tan diferentes?

Precisamente la complejidad de un entorno contemporáneo en el que tanto nos movemos en un terreno sólido y conocido como en una sucesión de inputs de diferentes orígenes. Es una visión del entorno más horizontal (en red) que vertical (arbórea).

– La crudeza y lo descarnado respecto a la lista de reproducción de Proyecto Nocilla es más que evidente. ¿Cuestión inevitable por el paso de los años o es más debido a cuestiones meramente literarias?

No, son cuestiones meramente literarias. Responde al específico tratamiento del sonido que se hace en Limbo, que incluye al ruido como generador de metáforas.

– ¿Es una responsabilidad muy grande dar nombre a toda una generación de nuevos escritores con talento? ¿Cuál crees que ha sido el papel que han cumplido los tres volúmenes de tu Proyecto Nocilla en el momento literario de búsqueda de nuevas voces que se vivía en este país?

No es una responsabilidad porque no me siento responsable de nada; sólo me siento responsable de lo yo firmo, no de lo que la prensa o los críticos digan después. Yo sólo hice tres novelas, las que creía que debía hacer dado mi entorno, mi cultura, mis conocimientos y mis inquietudes creativas.  El papel que jugó el Proyecto Nocilla fue muy importante, sí, está ya asumido que supusieron una ruptura positiva en la literatura en español, pero no me considero especialmente responsable de eso. Escribí lo que me apetecía escribir, sin pensar que iba a tener esas consecuencias. Además, esas cosas, si las haces a propósito, no te salen.

– Y una vez más relajado de todo el fenómeno Nocilla, ¿cómo te sientes o te ubicas dentro del panorama literario español? ¿Hacia qué nuevas vías estéticas se dirige tu escritura?

Pues no lo sé, porque nunca sé hacia dónde voy, pero creo que Limbo puede ser un buen ejemplo de ello.

– ¿Qué te interesa de lo que ahora mismo se escribe / publica?

Básicamente, todo, porque soy curioso por naturaleza, aunque asumo que decir todo es lo mismo que decir nada. Voy recogiendo todo lo que los demás no quieren.

– Hace poco leí en tus redes sociales que eres de los pocos que siguen apostando por la tilde en el adverbio “sólo”. ¿Cuestión de romanticismo?

No, es cuestión de pura lógica. En la mayoría de los casos lleva a la confusión. Rompe la lógica de la frase. Pero bueno, cada cual que haga lo que quiera.

 

Frida-Laponia

 

– La crítica musical siempre ha sido un género un tanto denostado… ¿Por qué se ve como una escritura menor? ¿Quién o qué determina lo importante que es un determinado género?

Hay muchos agentes que determinan el prestigio de una disciplina artística, y casi siempre tienen que ver con el público al que va dirigida. Normalmente todo lo que suena a académico está más prestigiado que lo popular, es cierto, pero también existe una erudición dentro de las subculturas -lo que Eloy Fernández Porta tan acertadamente ha llamado Afterpop-, y hay géneros musicales que caen dentro de ellas. Por ejemplo, está claro que Operación Triunfo genera una música de exigencias críticas muy inferiores a, por ejemplo, la escena electrónica de vanguardia, en la que no es tan fácil entrar y enterarte de lo que está pasando.

– Por más que lo busco, no termino de encontrar bien ese punto, así que necesito ayuda: ¿dónde convergen estéticamente el Mallo poeta, el Mallo novelista y el Mallo músico?

En la poesía, para mí todo eso nada tiene de bueno sin la poesía.

Acerca del autor / 

Blanca Durán

De niña quería ser periodista; ahora creo que me habría ido mejor de princesa... Me gusta escuchar la música muy alta, sobre todo si es Rufus Wainwright quien canta, y desde que vi por primera vez Santa Bárbara me convertí en adicta a las series de televisión. Me divierten los libros que están bien escritos, hacer yoga, la gente que canta por la calle y los superhéroes.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están resaltados *


*

Celebra tus eventos en…

¡Anúnciate!

MyMadness Agencia

En Mymadness Agencia de Comunicación, tenemos experiencia y muchas ganas de ayudarte, podemos hacerte el desarrollo integral de tu marca, Infórmate de todo lo que podemos hacer por ti.

Contacto

Mándanos un correo y te responderemos con la mayor brevedad posible ¡Gracias! hola@mymadness.es
Granada | Spain